Multimedia | Contacto          
Interior 1/4
Fachada 2/4
Retablo 3/4
La iglesia 4/4

Domingo, 02 de diciembre de 2012

Primera lectura

Lectura del Libro de Jeremías.  Jer 33, 14-16

Llegarán los días -oráculo del Señor- en que yo cumpliré la promesa que pronuncié acerca de la casa de Israel y la casa de Judá: En aquellos días y en aquel tiempo, haré brotar para David un germen justo, y él practicará la justicia y el derecho en el país. En aquellos días, estará a salvo Judá y Jerusalén habitará segura. Y la llamarán así: “El Señor es nuestra justicia”.

Palabra de Dios.


 
Segunda lectura

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Tesalónica.  1Tes 3, 12-4, 2

Hermanos: Que el Señor los haga crecer cada vez más en el amor mutuo y hacia todos los demás, semejante al que nosotros tenemos por ustedes. Que él fortalezca sus corazones en la santidad y los haga irreprochables delante de Dios, nuestro Padre, el Día de la Venida del Señor Jesús con todos sus santos. Amén. Por lo demás, hermanos, les rogamos y les exhortamos en el Señor Jesús, que vivan conforme a lo que han aprendido de nosotros sobre la manera de comportarse para agradar a Dios. De hecho, ustedes ya viven así: hagan mayores progresos todavía. Ya conocen las instrucciones que les he dado en nombre del Señor Jesús.

Palabra de Dios.


 
Evangelio

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas.  Lc 21, 25-28. 34-36

Jesús dijo a sus discípulos: “Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo ante la expectativa de lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre”.

Palabra del Señor.


 
Comentarios

Año Nuevo

 

         Sí, los cristianos comenzamos un año litúrgico nuevo este domingo. El sábado uno de Diciembre y el domingo día dos comienza el tiempo del Adviento. El domingo pasado concluía el año litúrgico anterior con la Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. Jesucristo ha sido el centro de todas las celebraciones, el origen y meta de todo, de las vivencias personales de nuestra fe, de las celebraciones comunitarias de nuestras parroquias, etc.

         Entre la venida histórica de Jesús que anunciaron los profetas, y la segunda venida del Hijo del Hombre que anuncia Jesucristo en los evangelios, y que tendrá lugar al final de los tiempos, se sitúa la celebración anual del calendario cristiano que comienza con el tiempo del Adviento. Durante cuatro domingos, con sus semanas, nos iremos preparando para la llegada del Mesías, del Salvador, en la Navidad. La Iglesia con su pedagogía, quiere que vayamos haciendo experiencia de las mismas actitudes de quienes esperaron históricamente al Mesías. Estar despiertos, atentos, esperanzados, alegres. El color morado de la liturgia de estos días que nos habla de preparación, de conversión ante la llegada del Señor. La corona de Adviento que nos irá encaminando con sus velas y luces hacia la Luz misma que es Jesús. Y lo más importante los personajes de la Palabra de Dios que nos ayudan a realizar la preparación interior, personal y comunitaria. Este año los profetas Jeremías, Baruc, Sofonías, Miqueas; el precursor Juan Bautista, y especialmente María con la fiesta de la Inmaculada.

         Hemos de vivir con gozo, de cuidar la oración, la escucha atenta de la Palabra para que vivamos un Adviento nuevo que nos conduzca al encuentro con el Salvador. Este primer domingo de adviento nos trae en la primera lectura un oráculo de salvación del profeta Jeremías, dirigido a la casa de Israel y casa de Judá. El Señor cumplirá las promesas que hizo de suscitar un vástago de justicia. El nacimiento de un Mesías que viene a salvar.

         El evangelio nos habla de que ante la venida de Jesús nuestro Señor, hemos de estar preparados convenientemente. Lo subraya con esta expresión “levantaos, alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación”. La actitud y posición erguida indica la expectación ante el que viene. La cabeza levantada para otear y estar atentos, para discernir la personalidad de quien es esperado, sin atender a falsos profetas o mesías. La liberación que nos trae es de verdad. Aquí podemos centrar nuestra reflexión más personal, ¿de qué necesito ser liberado? ¿qué me ata o esclaviza? ¿qué impide que espere con ganas al Señor que llega?. Los tiempos que corren son propicios para el desaliento, el desánimo, parece que nada o muy poco tienen solución en la vida. La Palabra de Dios nos invita a reflexionar, a rezar, a descubrir la liberación que sólo el Señor nos puede traer.

 

                                                   Luis Gurucharri Amostegui


 
Leyenda



Parroquia Santiago Apóstol, Avd. El Parque, 17 – 22003 Huesca – 974 220 331  / Diseño y Desarrollo WebDreams
Enlaces | Mapa Web | Multimedia | Contacto